Andromeda galaxy

Hoy, con motivo del lanzamiento de la colección Andrómeda, voy a hablar de mitos, que irónicamente, aunque sea la gran inspiración de las colecciones, pues no hemos analizado uno por uno. Y la verdad, es que siguen marcando nuestra cultura, que bebe tanto de esta ahora considerada “literatura”, y a la vez es tristemente desconocida por la mayoría.
Aunque seguro que entiendes la frase “mejor no abrir la caja de Pandora”, no es tan habitual conocer las historias que hay tras los nombres de las constelaciones, galaxias o astros.

Andrómeda era una princesa de Etiopía, hija de Éfeso y Casiopea.
Comenzamos la historia con los “típicos” celos entre mujeres. Para que veáis, que el discurso de que malas son las mujeres con las mujeres viene de lejos. Que pereza…

Que si Casiopea era muy guapa, y a las deidades eso no les hacía gracia, que si Poseidón era fácilmente irritable y las Nereidas le tenían hasta las escamas hablando de la reina. Que si soy el amo y tengo poderes pues inundo la tierra y os mando un monstruo que come ganado y al que coja despistado o lento. 

Sí, en la antigüedad, cuando a una nación le sobrevenía un desastre natural, la idea más lógica era que una diosa estaba celosa de la belleza de la reina y que había un monstruo suelto, lógicas aplastantes parte 1. 

Como en toda historia de reyes y princesas, hay un oráculo. Éste le dice al padre de Andrómeda que la mejor manera de apaciguar al monstruo y a Poseidón es sacrificar a su propia hija. Así que sin comérselo ni bebérselo un buen día (bueno, para ella no), la encadenan para que el monstruo se la meriende. Porque se ve que estaba tan buena que el monstruo que tenía al ganado mermado se iba a quedar a gusto con el festín. Lógicas aplastantes parte 2. 

Hay otras versiones del mito, como que fue Casiopea la que presumió de la belleza de su hija Andrómeda y por eso la desdicha se cernía sobre la hija. Sería algo más lógico, dentro de estas lógicas aplastantes.

Por ahí estaba Perseo volando con su caballo alado, Pegaso, y la cabeza de la pobre Medusa -Una mujer violada y condenada y que acaba siendo la “mala”. Ya os contaré en otro post.- ve a Andromeda y se dice: «Qué guapa, que desperdicio que se la coma un monstruo, con lo que me gusta.»
Así que Perseo busca a los reyes y allá que va a hablar con ellos. Les explica quien es, que es un héroe, que tiene un caballo con alas y la cabeza de una gorgona y que si le prometen quedarse con la mano de Andrómeda él se encarga del monstruo.

Sí, esta historia va de una pobre chica a la que se van a comer y mientras tanto “su héroe” y sus padres se ponen a regatear. Y nos la han vendido como historia de amor y a Perseo como un héroe majísimo.
Visto así no es tan héroe, primero condiciones, no vaya a ser que mate al monstruo a cambio de nada.

Paul Gustave Dore Andromeda 
Andromeda chained to a rock by Gustave Doré (1832-1883).

Andrómeda encadenada a una roca de Gustave Doré. ⬆

A ver, estaba claro que la idea de sacrificar a la joven y esperar que el oráculo estuviese en lo cierto, pues no era una apuesta segura. Que un guerrero con curriculum demostrado y con un caballo alado se hiciera cargo, pues más posibilidades tenía el tema de resolverse positivamente para el reino. Para Andrómeda, bueno, mejor un héroe con semental volador incluido, que ser devorada. Así que los reyes le dicen que sí, claro. 

Perseo, que de tonto no tenía un pelo, era un listo de cuidado, convirtió al monstruo en piedra con la cabeza de Medusa. Para los que no están muy puestos en mitología, mirar a los ojos a Medusa te convertía en piedra, no por fea como se mal entiende en el imaginario colectivo, sino porque le habían echado una maldición. Vamos que con la cabeza de la mujer hechizada asesinada por él mismo (las cosas por su nombre) salva a Andrómeda a cambio de llevársela con él. Pero no era tan fácil, porque por lo visto Casiopea ya había prometido a Andrómeda con su tío Fineo. Otro asesinado con la cabeza de Medusa. Ya he dicho que Perseo era muy listo y lo de las peleas honrosas se lo dejamos a otros héroes. Éste era más de tecnologías místicas avanzadas, caballos equipados con alas, etc.

Perseo se lleva a Andrómeda a la región de Argos y esperamos se acabaran enamorando profundamente, porque tuvieron una hija y seis hijos, a los que se les apodó los Perseidas. Así nos han contado la historia, pues parece que fue Andrómeda quien pidió a la diosa Atenea que al fallecer la colocara junto a su esposo Perseo. Y así están en el plano celestial. Ya ves, en esta historia tenemos el nombre de cuatro constelaciones: Pegaso, Perseo, Casiopea y Andrómeda. Y un fenómeno que ocurre todos los veranos, la lluvia de meteoros conocida como las Perseidas.

Y ahora supongo que te preguntarás, ¿por qué ha elegido una historia tan machista para inspirar esta colección? Primeramente, ¿qué mito de nuestra cultura no lo es, al menos un poquito? Pues precisamente por eso, porque poca gente se ha parado a revisar estas historias con una perspectiva femenina y porque la historia de Andrómeda siempre me ha parecido importante, fascinante desde un punto de vista sociológico. La historia de la doncella en apuros, que debe enamorarse de su salvador sí o sí. La historia que quizás da origen al “pagafantas”. Porque claro, (modo ironía on) si un hombre te ayuda, te tienes que dar a cambio, porque como buen ser pasivo y enamoradizo, pues ¿Cómo no vas a ser como Andrómeda? Lógicas aplastantes parte 3.

El peligro de los cuentos es ese mismo, que a veces no tienen moraleja, o cada uno entiende la enseñanza que más le conviene. 

Es precisamente en la revisión de estos mitos, donde encuentro la manera de darnos un homenaje.

Ésta es una historia grabada en nuestro imaginario colectivo, en nuestra cultura mediterránea que se expande a toda la occidental. Así que al trabajar con los primeros grabados sobre guijarros de playa, pensé que éste es uno de los mitos que más tenemos grabados de forma inconsciente.
Hay historias en el cielo, transmitidas hace mucho tiempo, quizás demasiado.

La colección Andrómeda es tu propia constelación, tu propia galaxia de sentimientos, tuya y nada más, porque Andrómeda no pudo escoger, pero tú sí puedes.

Espero que te haya gustado el post y que por lo menos, te echaras unas risas en este mar de rutina desaforada. Riámonos mucho y sigamos contando historias. Puedes compartir ésta si te ha parecido interesante.

¿Sabes? Me haría mucha ilusión si puedes regalarme alguna historia tú, así que no te cortes y ¡comenta lo que quieras!

➡ Finalmente, ¿sabes que ya puedes recibir nuestras noticias en tu mail?
No te pierdas ni una noticia subscribiéndote.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *